miércoles, 30 de enero de 2013


Vivir sin miedo…  algo parecido a la LIBERTAD
(Texto escrito por Fernando Barletta)


La otra vez estaba mirando en “Canal a” una entrevista que Luis Majul le hacía a la actriz Muriel Santa Ana, y allí él le preguntaba qué era actuar para ella.  No puedo recordar qué respondió, escuchar esa pregunta me dispersó en mis propios pensamientos y me hice yo mismo la pregunta…
¿Qué es para mí ¡ACTUAR!?

La respuesta no demoró en llegar, una voz dentro de mí comenzó a hablarme con algo de excitación anímica, una sensación conocida para mí, esa misma adrenalina que siento cada vez que estoy por salir al escenario.  Y logré escucharla:

Actuar, para mí, es la LIBERTAD…  ¡PORQUE NO EXISTE EL MIEDO CUANDO ESTOY EN EL ESCENARIO!
“¡Guau!, exclamé, qué bueno…  ¿Así que eso es la Libertad…?  ¿Vivir sin miedo?”

Y esa voz fue desapareciendo y me quedé inmerso en la alegría y el regocijo.  Comprendí que sí, que efectivamente eso me sucede cuando estoy arriba del escenario actuando: no siento miedo. 

Desde la primera vez que tuve la oportunidad de actuar logré sentirme cómodo “ahí arriba”, nunca había sabido por qué aunque sí siempre reconocí también que el escenario era “mi casa”.  ¡Y claro, cómo no iba a ser mi casa si yo me siento libre!

Siempre he sentido que gracias a la Actuación yo he crecido como ser humano, pude ir detectando a medida que pasaba el tiempo que cada escena, cada obra que realizaba tenía algo que ver con el momento de vida que yo estaba transitando.  Y esas actuaciones me permitían realizar una especie de “catarsis emocional” que me servía a modo de limpieza energética.  Me iba como sanando, no sé de qué, pero sentía que me iba como sanando.

Pasado el tiempo y algo más adulto, puedo reconocer que aquellas escenas y obras que fui haciendo, me permitieron ir retirando de mi Camino los obstáculos que, sin la Actuación, antes me paralizaban.  ¿Será, entonces, que actuar me fue dando coraje?

Y nuevamente respondo que sí: la Actuación nos da coraje para vencer nuestras limitaciones y obstáculos, tal vez porque me permitió ir descubriendo mis riquezas, y si reconozco mis riquezas, entonces, necesariamente me tengo que sentir más fuerte.  Y desde esa fortaleza es que pude ir enfrentando mis miedos... ¡Superándolos!

Gracias a la Actuación he podido ir venciendo mis miedos, y vivir sin miedos es algo bastante parecido a la LIBERTAD.

Un abrazo fuerte
Fernando


Fernando Barletta
Artebar Buenos Aires - Escuela de Actuación

No hay comentarios:

Publicar un comentario